S?bado, 26 de marzo de 2011

?Es verdad que escribiste estos apuntes, Marianito?

La pura verdad, fray Cayetano,

?Y piensas aplicar estos preceptos?

Si no lo hubiese pensado, no lo hubiese escrito, fray, habiendo tantos que no piensan lo que

escriben me ser?a infausto escribir lo que no pienso

Y ?c?mo, digo yo, un cristiano puede predicar la muerte, las ejecuciones y venganzas?

Yo, Mariano Moreno como alma, nunca firmar?a un decreto as? pero estando en representaci?n

del pueblo tengo varias almas, algunas francamente desalmadas y me hacen este planteo:

?Conoce a do?a Marcelina Oduriz, fray? Esa vieja que vende cigarros en una de las arcadas de la Recoba,

S?, Marianito, pero estoy pensando ?qu? tiene que ver la cigarrera con la venganza?

D?jeme terminar el hilo de las ideas que lo tengo muy m?s enrevesado que la hebra de la griega

Ariadna, fray Pues bien, do?a Marcelina, pobre, analfabeta, ayuna de toda instrucci?n, no sabe si

hay cielo o infierno, como las bestias de tiro ?nicamente conoce los sitios donde hay alimento, su

?nico af?n en esta vida es no morir de hambre, fray No adora a ning?n dios porque desconoce a

todos ?Y yo, gobernando en nombre de do?a Marcelina, debo anteponer mi conciencia religiosa a

las decisiones que protejan el campo de pastoreo de esas bestias de tiro?

?Se acuerda de la parda Simona? ?La que lleva pa?uelo...?


Publicado por talomac @ 16:41  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios