Domingo, 13 de marzo de 2011

Siempre sociable, la Falsa Coral explic?:

-Buscamos las hojas de un libro valioso; un viento arranc? muchas p?ginas de un volumen ?nico y ser?a un

da?o irreparable que se perdieran... ?no ha visto pasar algunas volando por aqu??

-?De qu? trata el libro? -consult? la Nutria sin dejar de tejer.

-Es un texto sagrado, que revela la palabra de Dios.

-Ah, entonces -observ? la tejedora- no es tan valioso. La religi?n es el opio de los pueblos, ?no lo sab?an?

-Pero es la fuente que alimenta elesp?ritu de cada uno -objet? la Coral.

-?Esp?ritu? ?Qu? esp?ritu? Son puras patra?as que usan los Estados para dominar la voluntad de la

poblaci?n-proclam? la Nutria y despu?s agreg?-: s?lo tenemos el cuerpo y el trabajo. Despu?s no hay nada

m?s...nada m?s. Dios es como esta madeja -ense??-, un largo hilo que no conduce a nada. T?mese el trabajo

de ovillarlo -ofreci? la bobina a la Lagarta, viendo que la Coral no ten?a manos y no habiendo percibido a la

transparente Atenea- y comprobar? por medio de sus sentidos que en el otro extremo tambi?n est? usted.

La Lagarta comenz? a enrollar r?pidamente la hebra y ?sta se desliz? primero por el su?ter que tej?a la

Nutria, que empez? a borrarse, sigui? trag?ndose las manos, los brazos, el hombro, los vestidos hasta que la

misma Nutria se desarm? ante sus ojos y s?lo qued? flotando el cabo del hilo en la mano de la Lagarta.

-La vieja no ment?a -coment? la Lagarta,sosteniendo todav?a el ovillo.

?


(Fragmento de "El Para?so Terrenal")

?


Publicado por talomac @ 19:13  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios