Mi?rcoles, 26 de enero de 2011

?

?QUI?N JUZGA AL JUEZ?

FACEBOOK ES ETERNO


En su incansable pr?dica a favor de la necesidad de combatir la plaga de corruptelas pol?ticas que sobrevino en el posmodernismo, don Augusto Roa Bastos siempre dec?a que ?la impunidad es la madre de todos los delitos privados y especialmente de los p?blicos, como la corrupci?n?. En este sentido no creo que sea mala la idea de alg?n mecanismo regulador que estuviera alerta sobre el sistema judicial.

No vivimos en un mundo ser?fico, de arc?ngeles nobles luchado contra el mal con espadas de fuego. Vivimos en un mundo en el que el valor material determina muchas veces la conducta humana, es una de las sabias ense?anzas del utilitarismo filos?fico que le pone precio a cada objeto del mundo, hasta de aquellos intangibles como la justicia. Porque, razonan los sesudos escol?sticos de la eficiencia empresarial, el pragmatismo social y otras entelequias exhumadas del Liberalismo.

Si bien la justicia no tiene un valor de cambio por ser una abstracci?n, los jueces que la ejecutan s? pueden ser sujetos de intercambio de bienes y valores. En otras palabras: un juez se puede comprar como cualquier otro funcionario.

Pero entonces entramos en un conflicto: si quien debe ejercer como ?rbitro en cuestiones p?blicas en las que hay denuncias, pruebas, datos, al mismo tiempo puede ser virtualmente comprado para la causa, se pierde todo el valor de arbitraje. Y si su se?or?a el juez sabe que nada hay por encima de ?l para calibrar las medidas que vaya adoptando y afectan a todo el conjunto, tendr? un peligroso sentido de impunidad que lo pondr? f?cilmente en la vereda de la omnipotencia de creer que es el supremo ejecutor de la justicia. Y esto ni es bueno ni es republicano ya que las bases de una rep?blica asientan en la igualdad de todos los ciudadanos y ciudadanas ante la ley.

Pero aqu? tenemos un se?or (o una se?ora) a quien le dimos carta blanca para tomar decisiones sin que nada ni nadie supervise esa delicada funci?n de determinar qu? es lo justo en cada caso. Se me dir? que existen mecanismos constitucionales para la remoci?n de jueces venales, pero no se me negar? que son arduos, complicados y act?an despu?s del estropicio. La idea que est? flotando en esta sociedad nuestra tan malograda es otra: es crear mecanismos de supervisi?n de las funciones de los jueces y magistrados antes, durante y despu?s de su ejercicio. Tambi?n los antibi?ticos curan infecciones, pero son mejores las vacunas porque las previenen.

Voto por este nuevo mecanismo que est? dando vueltas. Que hayan controles antes, durante y despu?s del ejercicio judicial. La justicia nos hizo humanos, sin las leyes ser?amos la manada can?bal que advirti? Hobbes en su ?Leviat?n?. Por eso debemos custodiarla como el bien m?s sagrado que posee el g?nero humano.

Recientemente, desilusionado por la pol?tica de Facebook de lo que yo llamo ?conducta de la Gata Flora? que tiene la empresa (ofrece un servicio y cuando uno lo toma, sanciona como una maestra ciruela?) decid? cancelar definitivamente mi cuenta de Facebook. Lamento decirles que no se puede. En mi caso, afortunadamente, nunca escrib? nada comprometedor para mi intimidad.

Pero supongamos que un d?a ustedes, usuarios, por H o por B escribiesen a un amigo/a alguna confidencia, les advierto que nunca m?s, por favor enti?ndalo as? nunca m?s podr? borrar lo que public?. La empresa o como se llame esa abstracci?n bajo el r?tulo de Facebook, advierte que su cuenta no puede ser borrada, tampoco ning?n dato, a menos que ellos, los supremos justicieros, por alguna raz?n de seguridad como hicieron recientemente con Mr. Assange, decidieran liquidar de un clik hasta la ?ltima letra de su cuenta.

Pero ni sue?e que usted puede exig?rselo, lo que haya escrito en un momento de bronca o euforia estar? all? hasta la eternidad a menos que el Departamento de Estado del pa?s pregonero de la libertad pague a Facebook alguna comisi?n para borrar sus datos, como hizo con Mr. Assange. Pero, como ni usted ni yo somos Mr. Assange, por las dudas cu?dese al escribir algo en Facebook, no es tan inocente como pregonan, acabo de comprobarlo.

?

?

Alejandro Bovino Maciel

http://alebovino.wordpress.com

?

?


Publicado por talomac @ 23:59  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios