Domingo, 02 de enero de 2011

No pienso cortarle el pescuezo a nadie, mam?.

Y le ruego silencio, no comente con la negra Mafalda nuestras andadas de sediciosos ocult?ndonos en las bodegas y s?tanos, mire que esas negras son infidentes, cuchichean todo cuanto ven, huelen o escuchan, hasta los cuescos que se tira don Pantale?n. Cuentan la pedorrea vespertina del pobre viejo que, como est? sordo, cree que son mudos, pero las negras zafadas que tenemos anotan con palotes en la pared cada uno de los gases que se larga don Pantale?n cuando acarrea la le?a para la cocina por las tardes, el pobre viejo se detiene en medio del patio, afirma las dos piernas, puja un poco y revuelca los humos del vientre, vea usted esas marcas en la cal de la pared, cada muesca es un cuesco: ?le parece que pueda ser de utilidad esa contabilidad gaseosa?

Ni a las tripas de don Pantale?n le servir?an, madre.

Imag?nese que esas mismas negras caderonas anden repartiendo de casa en casa nuestro secreto, ya llegar? hasta alguna oreja cercana al Virrey y entonces no habr? forma de borrar los palotes en la pared, ?al pared?n de fusilamiento iremos a parar!, sin amnist?a ni atenuantes por traidores a la Corona, etc?tera, etc?tera.

Olv?dese de esta conversaci?n, hable de las hortalizas con sus comadres, de las tareas dom?sticas con las ayudantas, as?gnele m?s trabajo a esas tres mulatas que de tanto estar ociosas se ponen a contar pedos.

La veo a usted continuamente yendo y viniendo como lezna, madre, y las negras, tan campantes all? sentadas bajo el laurel tomando mates. Se dir?a que usted es la esclava y ellas las amas. ?Cosa de mandinga! Ya me dec?a don Juan Jos? Paso: ?Quer?s cambiar el virreinato y ni siquiera ten?s ordenada tu casa! Aqu? hay que empezar la revoluci?n, madre, ?ponga a esas negras a trabajar o f?rmeles la c?dula emancipatoria, como manumitidas!?



Publicado por talomac @ 13:21  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios