Jueves, 30 de diciembre de 2010

A?O NUEVO

?


?

?

?A las doce de la noche,

Por las puertas de la gloria

Y al fulgor de perla y oro

De una luz extraterrestre,

Llega en hombro de cuatro ?ngeles

Y en su silla gestatoria,

San Silvestre?


Los versos corresponden a la poes?a ?A?o Nuevo? de Rub?n Dar?o, rey de reyes de la poes?a modernista.

Pocos saben que San Silvestre fue papa y su fiesta se celebra el 1 de enero, por eso Dar?o recurri? al pont?fice para dar un marco de festiva magnificencia a la entrada de un nuevo a?o.

Volvamos a lo mismo: el tiempo puede ser una categor?a absoluta; hace 3 a?os vengo escribiendo un libro sobre los sue?os, la eternidad y el tiempo y a?n no llegu? a una conclusi?n. Seguramente mi vida, que es ef?mera, pasar?, y el tiempo seguir? all? como un enigma; pero reconozcamos que su divisi?n en d?as, meses y a?os es un arreglo que convinimos los seres humanos para poder tener previsiones, por ejemplo al decir: ?dentro de dos meses le pagar? la deuda?,algo de lo que carecen las culturas primitivas, como la guaran?tica, que no contaba meses, ?a?os, ni contra?a deudas con el FMI que se midieran por plazos.?

Este 2011 llegar? como otros a?os, sin derrochar demasiada fanfarria, fuera de la que hacemos con la pirotecnia, las bocinas y la malas cumbias (cutres) que mi vecino se empecina en socializar las noches en las que la cerveza le enturbia los sesos.

Me gustaban los antiguos almanaques que tra?an un taco de hojas que uno iba arrancando d?a a d?a, en cada calco dec?a la fecha:

DOMINGO

1 de enero, San Silvestre, papay confesor.

Luna creciente. Sol sale a las 5,30 se pone a las 19,45


Y debajo, infalible como los papas, figuraba un pensamiento de alg?n fil?sofo, escritor o m?sico. Dej? de ver esos almanaques cuando mi padre, que nos los tra?a de la empresa Pindapoy, nos avis? que se hab?an terminado (la empresa y los almanaques simult?neamente).

Al arrancar cada hojita, siendo todav?a un ni?o, sent?a cierta nostalgia y angustia por la despedida. Sab?a, de alg?n modo intuitivo, que ese d?a no volver?a jam?s, que cuanto hubo sucedido en esa tarde pertenec?a definitivamente al pasado.

Me auxiliaba por entonces el recurso de la fe que me promet?a la eternidad, y si era verdad lo que dec?a la catequista, ese d?a cancelado ser?a exactamente igual al d?a de ma?ana cuando la eternidad se encarnara en la realidad y el tiempo sucesivo pasase a ser una mera ilusi?n de los sentidos.

Desgraciadamente, al perder la fe tambi?n perd? la eternidad.

Y a toda la buena gente afligida que siempre me advierte que puedo recuperar a Dios dese?ndolo, les digo que, para m?, la fe es como la virginidad, una vez que se perdi?, no hay vueltas que darle al asunto; ya no es cuesti?n de voluntad.

Deseo para Argentina un mayor crecimiento en esta d?cada que se inicia, s? el econ?mico pero tambi?n el de la justa distribuci?n social de la riqueza generada. S? que mis amigos liberales saltar?n como liebres al escuchar esto, blandiendo el viejo argumento que dice que la riqueza es de quien la produce y los emprendedores (esos l?deres a los que la moderna pseudociencia del m?rqueting coloc? en el ?pice de la pir?mide social?) son los leg?timos destinatarios de los bienes producidos.

Creo que olvidan algo. Los bienes se producen gracias a la confluencia de tres factores,al menos: el capitalista emprendedor, los obreros que trabajan para ?l (y no son de su propiedad, lo siento pero la esclavitud fue abolida por la Asambleadel A?o XIII...) y los recursos naturales que utiliza el capitalista para transformarlos en productos ?tiles, que tampoco son de ?l. Aunque me enarbole un t?tulo de propiedad, eso significa ?nicamente que la tierra que pisa le pertenece, pero el arroyo que pasa por su tierra, el aire que la envuelve, eso es de todos, y por sobre todos, de nuestros hijos y nietos.

Felicidades para todos,incluy?ndome, en esta nueva d?cada.

A pesar que ayer en Internet me lleg? un alerta avis?ndome que yo no hab?a fallecido, que fue un error de comunicaci?n. Agradezco la gentileza de avisarme que sigo vivo: yo hace a?os ya me di por muerto y arroj? esa hoja del almanaque entre los desechos del tiempo.


Alejandro Bovino Maciel.

30 diciembre 2010.


Publicado por talomac @ 21:53  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios