Martes, 27 de julio de 2010

Sucedi? en alg?n a?o de la nost?lgica d?cada del '60, en la ciudad de Bella Vista, en la provincia de Corrientes. Yo era un ni?o internado como pupilo en un instituto religioso, abrumado por tareas que me exig?an, sinti?ndome solo y abandonado porque mis padres no me hab?an explicado por qu? yo estaba encerrado entre gente extra?a. Al terminar las tareas sal?a al patio inundado con la luz agonizante del crep?sculo y entonces llegaba la voz de la mujer rogando besos, entremezclada con las noticias y la publicidad que sembraban los altoparlantes de la calle. Sinti?ndome en el centro de la soledad del patio, la voz de aquella mujer que clamaba con "r" alargadas y extra?as, agobiaba las tardes de agosto con la luz cansada que se desped?a. De alg?n modo enigm?tico que yo no comprend?a me sent?a unido a la voz que imploraba llenar su soledad con besos tristes. "Como si fuera esta noche la ?ltima vez" es una frase que un ni?o que desconoce la muerte, no puede comprender pero aquel sentimiento de vac?o rondaba en la voz, los ecos de esa vieja angustia nos hermanaban a pesar del tiempo y la distancia.

Gracias Mina Mazzini, gracias por esos besos que no llegaban y el abandono que prometiste sin querer. Cuando lo comprendemos, ya no hay besos que a?oremos, ya no hay miedo a perderte, perderte despu?s.

?

?

?


Publicado por talomac @ 23:39  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios