Domingo, 13 de diciembre de 2009

ESTÍMULO

DE LA

LECTURA

 

La lectura es el método más efectivo para conseguir el aprendizaje. No hay otro medio que pueda reemplazarlo ya que el ejercicio de la lectura consigue aislarnos momentáneamente (es difícil leer comprensivamente escuchando música estridente, conversando, bailando) para encerrarnos simbólicamente con nosotros mismos y con lo que somos y sabemos. A partir de allí es posible construir un nuevo conocimiento si vamos relacionando los nuevos datos que leemos con los esquemas que ya contiene nuestra mente como medio para entender la realidad. Pero tenemos un problema. A partir de la TV el entrenamiento humano cambió en forma radical. La TV entrenó a la gente a ver antes que a pensar. Es más: el pensamiento entorpece el proceso de ver continuamente, ver más, seguir cambios de imágenes que se suceden sin alguna significación como sucede, por ejemplo, en los video clips.

Esta video~visión continua que no necesita más que de nuestra atención y nada más es el equivalente a la antigua lectura mecánica, es decir, aquel vicio de la enseñanza que conseguía que niños y niñas reconocieran las letras, las unieran y leyeran en voz alta pero sin comprender qué decía su lectura, es decir, también estaban video~mirando sin entender. Pasivamente, sin participación de la cadena de idea>juicio>razonamiento que promueve el pensamiento. Muchas veces la causa era sencilla: daban a los niños/as material que difícilmente podrían comprender a su edad. Es imposible, para un chico de 6 años entender ideas abstractas como justicia, valor, ética, religiosidad y sin embargo, a mí, a los 5 años, me hablaban de la Santísima Trinidad que eran 3 y era 1 al mismo tiempo. ¿Cómo podría yo asimilar semejante contradicción si hasta hoy no consigo desenmarañar la cosa y ya pasé por 4 carreras universitarias?

Otro de los errores de docentes que tienen esta difícil misión de estimular la lectura consiste en ofrecer a los niños/as lectura de cuentos tontos creyendo que los niños son naturalmente infradotados. Lo que pierden de vista estos docentes es que están compitiendo con la TV, con los dibujos animados, rayos, superhéroes cibernéticos, transformeers y frente a este mundo siglo XXI les dan algún cuento escrito por maestras jubiladas con chanchitos que se llaman Pipón, Chinchín, Mimina y que hacen cosas banales de nulo interés para los infantes y además catequizando, enseñando continuamente a ser buenos, obedientes, educados… todo eso está muy bien pero la idea era entusiasmar en la lectura, no hacer homilías. Lo importante ahora es habituar a los chicos/as a leer, después, en su adolescencia ya encontrarán lecturas edificantes, porque en la infancia la única manera de enseñar ética es la vida, el ejemplo que los niños recogen continuamente observándonos; si los padres y maestras no vivimos con corrección ciudadana y personal es inútil tratar de enseñarles con lecturas aunque les hagamos repetir la Biblia completa. En esta primera etapa de la niñez lo importante es conseguir que los chicos y chicas se habitúen a leer como una parte de su vida, una parte que nada ni nadie puede reemplazar.   

Y conste que predico con el ejemplo, el 8 de agosto, con Amanda Pedrozo, una querida amiga escritora de Paraguay, estamos invitados a la Feria del Libro de Jujuy donde desarrollamos (gratuitamente, valga decirlo en tiempos monetaristas) un taller de estímulo de la lectura para docentes. Como nos mueve la misma inquietud, hasta diseñamos un método de lectura compartida para los primeros años de la escolaridad y lo enseñamos en forma práctica en ese taller. Ya lo hicimos en Asunción en el Centro Cultural de España en tres oportunidades, ya sabemos que los resultados son óptimos, ya tenemos una solución pero es necesario que todas y todos nos pongamos a pensar seriamente como sociedad otros modos de volver a la lectura para propiciar la formación integral de las personas. Cada uno contribuyendo desde su sitio conseguirá algo y de ese algo será más y tal vez frente a la pasividad acrítica del televisor algún día tengamos más ciudadanos/as que sean capaces de elegir en todo el sentido de la libertad, porque quien no sabe nada es un esclavo en la modernidad.

Alejandro Maciel


Tags: incentivo de la lectura, bases del aprendizaje, los video-videntes, crisis educacional

Publicado por talomac @ 17:23  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios