S?bado, 22 de marzo de 2014

Romero y Julieta de Villa Tessei

 

 

Personajes

 

Juan Romero (h), hijo del carnicero Juan Romero

Inodia Páez, madre de Juan h y esposa de Juan Romero

Juan Romero (p) carnicero del barrio

 

Dr. Williams Morris II, diputado del partido conservador

María Pía Bachi, esposa del diputado

Julieta Morris, hija del diputado

 

De algún modo el espacio debe sugerir una división, del lado izquierdo es la casa de los Morris, del lado derecho, las dependencias de la carnicería.

Se encienden las luces con una suave música romántica, clásica, de esas versiones muy populares que difundían las colecciones de Rider’s Digest. Un clásico era el Adaggio de Albinoni, por ejemplo. No bien se reconoce ese ondulante sonido, salta la música de una cumbia villera que se va extinguiendo.

Algún adorno o detalle de los Morris debe denunciar que se trata de una de esas familias para quienes la cultura es un orden ornamental, el gusto kitsh se debe delatar en algún cuadro, estatua, mobiliario. En las dependencias de la carnicería todo es de una ordinariez natural. Nada está impostado.

 

Pía:             (Está leyendo una revista arrellanada en un sofá mientras el marido saca cuentas con un cartapacio y una calculadora de mano) ¡Ay esa gente! Te dije, Williams, “comprémonos esa casa del country de Pilar que está en buen precio”, pero no, ¡tenías que hacerme la contra!

Willy: Ésta era la casa de mis padres (sigue absorto en sus cuentas)

Pía:             Parece que te gusta convivir con los primates

Willy: Sí.

Pía:             Pero yo estoy hasta la manija de escuchar “Negrita dame tu tuje” chacatín, chacatán todo el día.

Willy: Hay que convivir.

Pía:             ¿Con esa tribu?

Willy           Son personas, como cualquiera

Pía:             No, no, no. Son paraguayos. Vienen como de cinco generaciones de salvajes. ¿No escuchás esa música? Claro, tanta chacatán, chacatán los habrá descerebrado. ¿Sabés lo que me dijo la mujer esa?

Pía:             La esposa del carnicero, ¡la vecina querido!, ¿de quién estamos hablando?

illy:    Yo, de nadie, vos de todo el mundo al mismo tiempo…

Pía:             Bueno,la Inodia o no sé cómo mierda se llama, un nombre indígena, así.

Willy: ¿Doña Ina?

Pía:             Ah, ¿intimamos con los aborígenes también? ¿Qué sos, Cristóbal Colón ahora?

Willy: Pero Pía querida, ¡son mis vecinos de toda la vida! Yo nací en este barrio…

Pía:             Yo, no. No me metas en esta monserga.

Willy: ¿Qué tenés contra esa gente? Son simpáticos, me votaron ahora en las legislativas, me conocen, me respetan

Pía:             ¿Sabés lo que me dijo?

Willy: No, A ver. Decime…

Pía:             (Impostando la voz, como si la vecina fuese un bandido del bajo) ¿Por qué no viene a tomar unos mates conmigo una de estas tardes, mi reina?

Willy: Quiso ser amable…


Publicado por talomac @ 23:57  | Literatura
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios