Domingo, 08 de abril de 2007

.



En la escalinata del “Hotel Neill” mariposean sombras andróginas desde el crepúsculo. Cuando la Dueña -un viejo marica amojamado, de palidez raquítica y voz de institutriz- se apresta toda neurótica ovillándose los cabellos, la calle Tacuary es un río de barullos, motores, hollín y cláxones. Presagia el ajetreo de las mil y una noches trucidadas una por una con las aspas del desvencijado ventilador de [...]

Leer más...

Tags: Tres tristes travestis, pasión según san ateo, perversiones sexuales, novela sexual

Publicado por talomac @ 19:42
Comentarios (0)  | Enviar